Extracto de semilla de avena

La avena (Avena sativa) es un cereal conocido desde la antigüedad como un grano útil con abundantes beneficios nutricionales y para la salud. Se usa la semilla (avena), las hojas y el tallo (paja de avena) y el salvado (la capa exterior de la avena entera) para crear diferentes compuestos médicos y cosméticos. Contiene distintos componentes moleculares con alta actividad antioxidante, como los tocoferoles, tocotrienoles y flavonoides. Está dotada de importantes propiedades beneficiosas para la salud debido a sus efectos antioxidantes, antiinflamatorios y anti proliferativos

La avena (Avena sativa) es un cereal conocido desde la antigüedad como un grano útil con abundantes beneficios nutricionales y para la salud. Se usa la semilla (avena), las hojas y el tallo (paja de avena) y el salvado (la capa exterior de la avena entera) para crear diferentes compuestos médicos y cosméticos. Contiene distintos componentes moleculares con alta actividad antioxidante, como los tocoferoles, tocotrienoles y flavonoides. Está dotada de importantes propiedades beneficiosas para la salud debido a sus efectos antioxidantes, antiinflamatorios y anti proliferativos

Contiene vitamina B1 y vitamina H (Biotina) y minerales como el hierro, calcio, zinc y el magnesio, polifenoles llamados “avenantramidas” que han mostrado un enorme efecto antiinflamatorio, antihistamínico y alivian el picazón de piel irritada. Como materias activas cabe destacar a los hidratos de carbono (almidones, hexosas y pentosas), proteínas, lípidos y fosfolípidos, sales minerales (Ca, Mg y P), vitaminas (A, B1, B2 y PP), enzimas, saponinas, glucósidos (avenina), mucílagos y compuestos de acción estrogénica

Las semillas de la avena sativa no sólo son una fuente rica en hidratos de carbono y fibra soluble, también tienen el mayor contenido de hierro, zinc y manganeso de cualquier grano. Se dice que es útil como un restaurador del nervio.

La avena sienta bien y no es por casualidad. Su fibra y sus antioxidantes le otorgan propiedades contrastadas que la convierten en un cereal terapéutico. ¡Descúbrelas!

1. Es rica en antioxidantes

Las avenantramidas son unos polifenoles que se encuentran casi exclusivamente en la avena. Según algunos estudios científicos, estos antioxidantes son uno de los componentes que hacen a la avena especialmente beneficiosa para el sistema cardiovascular.

Estos antioxidantes no solo combaten la oxidación celular, sino que tienen un efecto regulador de la presión arterial y un efecto antiinflamatorio. Esto se debe a que aumentan la producción de óxido nítrico, un gas que favorece la dilatación de los vasos sanguíneos.

Las avenantramidas también ayudan a reducir la irritación de la piel.

2. Alimenta las bacterias buenas del intestino

La avena es rica en una fibra soluble llamada betaglucano, que es fermentable. Eso hace que tenga un efecto prebiótico en el intestino, es decir, que alimente las bacterias beneficiosas que componen la microbiota y favorezca su crecimiento, viabilidad y permanencia en los intestinos.

3. Regula los niveles de azúcar

Los betaglucanos, al ser solubles en agua, forman un gel durante la digestión que enlentece el vaciado del estómago y el paso de los azúcares a la sangre.

Esto hace que la avena ayude a reducir los niveles de azúcar en sangre y a mejorar la respuesta insulínica. Se considera especialmente útil en casos de diabetes de tipo 2.

4. Te ayuda a reducir el colesterol

Los betaglucanos de la avena también contribuyen a reducir el colesterol malo LDL, en parte reduciendo la absorción del colesterol que aportan otros alimentos.

Por otro lado, sus avenantramidas pueden contribuir a evitar la oxidación del colesterol, especialmente si se consume la avena acompañada de alimentos ricos en vitamina C. Todo ello hace que la avena sea ideal para incluir en la dieta a fin de prevenir trastornos cardiovasculares.

5. Previene la aparición del asma

La introducción temprana de la avena en la dieta de los niños reduce el riesgo de que desarrollen asma de tipo persistente.

Esto puede deberse a que la fibra previene el asma.

6. Mantiene tu peso a raya

Como hemos visto, la avena no dispara el azúcar en sangre y esto puede resultar de ayuda en este sentido, pues evita los altibajos de glucosa.

Además, resulta saciante. Todo ello ayuda a controlar la ingesta y a reducir peso.

También puede contribuir el hecho de que la fibra de la avena mejora el estreñimiento. Para este fin, incorpórala a una dieta variada junto con otros alimentos que ayudan a estimular el tránsito intestinal

Leave a Reply